El SARS-CoV2 también está presente y se multiplica en la garganta

Wikimedia Commons 

Científicos europeos han descubierto que el SARS-CoV-2 está presente y se propaga no solo en los pulmones, sino también en el tracto respiratorio superior, así como en los intestinos humanos. El monitoreo de la dinámica del ARN del SARS-CoV-2 en el esputo puede ayudar a predecir el empeoramiento de los síntomas de una infección pulmonar. El artículo fue publicado en Nature.

Contexto

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es genéticamente similar al primer SARSCoV, que causó un brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2003. La ubicación principal de estos virus en el cuerpo son los pulmones, por lo que se diagnostican en el base del análisis de esputo.

Así mismo, el SARS-CoV-2 también se encontró en muestras tomadas de la garganta, sin embargo, aún se desconocía si el virus podía multiplicarse en el tracto respiratorio superior y en qué medida las manifestaciones del SARS son similares al actual.

El nuevo estudio

Un equipo de científicos de Alemania y el Reino Unido, dirigido por Roman Wölfel del Instituto de Microbiología de la Bundeswehr, examinó el SARS-CoV-2 en análisis de nueve voluntarios que fueron atendidos en un hospital de Munich.

Todos los pacientes se sometieron a pruebas de SARS-CoV-2 debido al hecho de que estuvieron en contacto con los portadores del virus y no con la aparición de signos específicos de la enfermedad, por lo que los resultados del estudio no pueden asociarse con síntomas específicos. Se verificaron los análisis de todos los participantes para detectar la presencia de patógenos de otras infecciones virales respiratorias.

El ARN viral se determinó utilizando la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) en tiempo real de hisopos nasofaríngeos y orales. También se buscaron rastros del virus en muestras de esputo, sangre, orina y heces. Para evaluar si el virus puede transmitirse a otras personas, se aislaron partículas de virus completas en las muestras.

Los resultados

Luego, los científicos determinaron si el virus podría replicarse en el tracto respiratorio superior. Para esto, se buscó ARN de matriz subgenómica en muestras de PCR en tiempo real. Tales ARN están activos solo en una célula infectada y no son parte de una partícula viral madura; por lo tanto, están presentes solo en células en las que el virus se multiplica activamente. Los investigadores también realizaron una secuenciación del ARN del SARS-CoV-2 en todo el genoma en muestras de esputo y muestras de esputo.

Los científicos determinaron cuándo el sistema inmunitario de los pacientes comenzó a producir anticuerpos contra el SARS-CoV-2: mediante el análisis de inmunofluorescencia, encontraron anticuerpos contra las proteínas de la envoltura viral y luego probaron la capacidad de los anticuerpos para neutralizar el virus.

El día de la prueba inicial de SARS-CoV-2 en todos los pacientes, los síntomas de infección fueron leves o prodrómicos. La cantidad de ARN viral en los primeros días de la enfermedad fue alta en un hisopo de garganta, esputo y muestras de heces. Más rápidamente, el número de ARN disminuyó en los hisopos de garganta, sin embargo, en estas muestras también se encontraron rastros del virus en la segunda semana de la enfermedad, cuando los síntomas ya habían pasado.

La última prueba positiva se tomó el día 28 después del inicio de la enfermedad. La cantidad de ARN viral en las muestras de esputo y heces disminuyó más levemente y excedió el umbral de detección durante más de tres semanas. El ARN del SARS-CoV-2 no se detectó en análisis de sangre y orina.

Seguros para darse de alta

Los investigadores lograron aislar el virus de parte de los frotis y las muestras de esputo durante los primeros siete días de la enfermedad. Después de eso, a pesar de la gran cantidad de ARN del SARS-CoV-2, los virus no pudieron aislarse. En base a estos datos, los autores crearon un modelo que nos permite predecir el número de partículas virales y, en consecuencia, el contagio del paciente, dependiendo del día desde el inicio de la enfermedad y la cantidad de ARN viral en Los análisis.

Este modelo ayudará a determinar cuándo una persona puede ser dada de alta del hospital y ponerla en cuarentena. Los autores creen que los pacientes están seguros diez días después del inicio de la enfermedad si hay menos de 100 mil copias de ARN viral por mililitro en su esputo.

El ARN subgenómico se encontró en las muestras solo en los primeros cinco días de la enfermedad, lo que significa que el virus se multiplica en este período de tiempo. Uno de los pacientes en el genoma del virus que se aisló de un hisopo de garganta encontró una mutación que no estaba presente en el ARN del esputo; esta es otra evidencia de que el SARS-CoV-2 se reproduce de forma independiente en la garganta y los pulmones.

Más estudios

En todos los pacientes, la enfermedad fue leve. Solo dos personas tenían síntomas de infección pulmonar, coincidieron con la cantidad máxima de ARN viral en el esputo, que se encontró en el décimo día solo en estos pacientes. Es necesario realizar estudios en pacientes con un curso severo de la enfermedad para establecer si es posible predecir el desarrollo de síntomas al aumentar la cantidad de ARN viral en los pulmones.

En la mitad de los participantes, la inmunidad desarrolló anticuerpos contra el SARS-CoV-2 al séptimo día de la enfermedad, en el resto, al final de la segunda semana. Esto es similar a la evidencia del primer SARS.

Un análisis de los hisopos de garganta permitirá diagnosticar eficazmente la infección por SARS-CoV-2 con la aparición de síntomas tempranos leves. Esto distingue al nuevo virus del SARS-CoV: estaba lejos de ser siempre posible detectarlo en frotis del tracto respiratorio superior, y el pico de la concentración de ARN viral llegó más tarde. El nuevo virus probablemente se transmite más activamente en las primeras etapas de la enfermedad, cuando los síntomas son más parecidos a una infección del tracto respiratorio superior.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Novedades

A pesar de la crisis económica que acecha a América Latina por la pandemia, varios países intentan paliar algunos de sus efectos a través de fondos para la investigación y el desarrollo tecnológico en COVID-19, sin que eso signifique necesariamente una vinculación entre las investigaciones científicas y las decisiones políticas.

Pese a crisis, Latinoamérica financia investigación en COVID-19

Nuestros países han destinado recursos adicionales para proyectos de investigación en ciencias. Sin embargo, estos apoyos enfrentan complejidades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.