Esta es la supernova más brillante jamás observada

Imagen referencial / Photo by Joel Filipe on Unsplash

Un equipo internacional de astrónomos acaba de descubrir la supernova más brillante y energética registrada hasta la fecha. Los detalles fueron publicados en Nature Astronomy.

Se cree que esta supernova, SN2016aps, podría ser un ejemplo de una supernova extremadamente rara de ‘inestabilidad de pares pulsacionales’, posiblemente formada por dos estrellas masivas que se fusionaron antes de la explosión.

SN2016aps

La supernova SN2016aps fue descubierta el 22 de febrero de 2016 usando el sistema PanSTARRS por el Dr. Matt Nicholl y su equipo. En ese momento, la supernova tenía una magnitud absoluta de -22.5 y estalló en la región más brillante de formación estelar de una pequeña galaxia de desplazamiento al rojo z=0.2657.

Se cree que esta supernova podría ser un ejemplo de una supernova extremadamente rara de ‘inestabilidad de pares pulsacionales’, posiblemente formada por dos estrellas gigantes que se fusionaron antes de la explosión.

La más energética

Nicholl, de la Escuela de Física y Astronomía del Instituto de Astronomía de Ondas Gravitacionales de la Universidad de Birmingham, explicó que se pueden “medir supernovas usando dos escalas: la energía total de la explosión y la cantidad de energía que se emite como luz observable o radiación”.

"En una supernova típica, la radiación es menos del 1% de la energía total”, agregó. “Pero en SN2016aps, encontramos que la radiación era cinco veces la energía de explosión de una supernova de tamaño normal. Esta es la mayor cantidad de luz que hemos visto emitida por una supernova".

¿Por qué?

Una explosión tan inusual debería tener un origen inusual. Al examinar el espectro de esta supernova, el equipo pudo ver que la explosión habría sido impulsada por la colisión entre una supernova y una enorme capa de gas, arrojada por la estrella momentos antes de la explosión (en tiempo astronómico).

"Si bien se descubren muchas supernovas todas las noches, la mayoría se encuentran en galaxias gigantescas", dijo el Dr. Peter Blanchard, de la Universidad Northwestern y coautor del estudio. "Este se destacó de inmediato por nuevas observaciones porque parecía estar en el medio de la nada. No pudimos ver la galaxia donde nació esta estrella hasta que la luz de la supernova se había desvanecido".

Observaciones de su luz

El equipo observó la supernova por dos años, hasta que se desvaneció al 1% de su brillo máximo. Con esta información, pudieron calcular la masa de la supernova: entre 50 y 100 veces masas solares (la masa de nuestro sol). Para que te des una idea, las supernovas convencionales suelen tener entre 8 a 15 masas solares.

Por lo general, las estrellas extremadamente masivas experimentan pulsaciones violentas antes de morir, expulsando una capa gigante de gas. “Esto puede ser impulsador por un proceso llamado ‘inestabilidad de pares’, que ha sido un tema de especulación para los físicos durante los últimos 50 años”, explica el Dr. Nicholl.

Bajo las condiciones adecuadas, la interacción de una supernova con su medio circunestelar (CSM) puede aumentar dramáticamente la luminosidad emitida al convertir la energía cinética en energía térmica, explica el asbtract del estudio.

Fusión de dos estrellas

Esto no es todo, la existencia de SN2016 podría contener otro misterio. El gas detectado en esta supernova era principalmente hidrógeno, pero una estrella tan grande tendría que haber perdido todo su hidrógeno mucho antes de que comenzara a pulsar.

“Una explicación es que dos estrellas menos masivas, digamos 60 masas solares, se habrían fusionado antes de la explosión. Las estrellas de menor masa retienen su hidrógeno por más tiempo, mientras que su masa combinada es lo suficientemente alta como para provocar la inestabilidad de pares”, explica Nicholl.

"Ahora que sabemos que tales explosiones energéticas ocurren en la naturaleza, el nuevo Telescopio Espacial James Webb de la NASA podrá ver eventos similares tan lejanos que podremos mirar atrás en el tiempo hasta la muerte de las primeras estrellas del Universo", menciona Edo Berger, coautor de la Universidad de Harvard.

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma
Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista 
N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

 

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.