Existe una relación entre el estado de ánimo y visitar lugares diferentes

Aaron S. Heller

Un equipo de científicos estadounidenses acaba de encontrar una relación bidireccional entre el deseo de caminar por lugares diferentes y el buen humor. Los detalles fueron publicados en Nature Neuroscience.

Rastreando el movimiento

Aaron Heller, de la Universidad de Miami, y sus colegas decidieron comprobar cuál era el efecto de la novedad del entorno en el bienestar psicológico de una persona. Para eso, rastrearon los movimientos de 122 residentes en Nueva York y Miami durante tres o cuatro meses.

En base a esto, los científicos calcularon un coeficiente de la entropía de movimiento cada día. Este número dependía de cuánto tiempo pasó el participante en un lugar, y en cuantos lugares estuvo. De esta manera, cuanto mayor era el número, mayor el número de lugares visitados por el participante, quedándose aproximadamente la misma cantida de tiempo en cada uno. Por otro lado, mientras menor el número, indicaba que se había quedado en casa.   


Ejemplo de entropía baja. (izquierda) y alta (derecha) en Nueva York (arriba) y Miami (abajo) / Aaron S. Heller

El bienestar psicológico

Adicionalmente, los participantes recibían por correo electrónico algunos cuestionarios aleatorios cada día. Esta fue la estrategia para evaluar su estado de ánimo, qué emociones negativas o positivas estaban experimentando.

Luego de analizar los datos, los investigadores encontraron una correlación entre los cambios de humor y la entropía del movimiento.  

Es importante mencionar que el análisis tomó en cuenta algunas variables secundarias como la ciudad (Miami o Nueva York), el día de la semana, el tiempo que llevó en completar la encuesta, la distancia que recorrió el participante, el clima, precipitación y la temperatura.

Relaciones

En específico, se encontró que el estado de ánimo de los participantes era, en promedio, mejor en aquellos días en que la entropía de los movimientos era mayor. En cuanto a las variables secundarias, solo se encontró que el estado de ánimo se veía influenciado por el día de la semana: los fines de semana su estado de ánimo mejoraba.

En otras palabras, cuantos más lugares visitaban los participantes por día, mejor era su estado psicológico.

El papel de la novedad

Los científicos también examinaron el papel que jugaba la novedad en la correlación encontrada. Dado que los datos que usaron fueron bastante limitados (tres a cuatro meses de observación), no pudieron determinar exactamente si los lugares visitados por los participantes podrían considerarse realmente nuevos. En cambio, evaluaron la novedad si el lugar visitado en un día se visitaba en otros días: por ejemplo, si un participante tiene un parque favorito en las afueras, pero durante su observación lo visitó por primera vez al final de la segunda semana, luego se consideró la ubicación en relación con este período de tiempo uno nuevo.

La novedad se correlacionó positivamente con la entropía del desplazamiento y el estado de ánimo. En otras palabras, las personas no solo preferían nuevos lugares si se movían mucho por la ciudad, sino que también se sentían mejor psicológicamente si había más de esos lugares. 

Además, resultó que la entropía del movimiento y el estado de ánimo también se correlacionan con las diferencias sociodemográficas de los lugares visitados. Es decir, aquellos que se movieron más prefirieron visitar varios lugares, y esto se debió a un mejor estado de ánimo.

La conexión entre caminar a lugares diferentes y el estado de ánimo, por lo tanto, resultó ser bidireccional.

El cerebro

Algunos de los participantes (58) participaron en una exploración en fMRI en reposo. Los científicos descubrieron que una correlación positiva entre la entropía del movimiento y el estado de ánimo de los participantes se asociaba con conexiones funcionales entre el cuerpo estriado y el hipocampo.

Estas áreas están relacionadas con el sistema de recompensa y son responsables de que una persona busque constantemente nuevas experiencias. Si el hipocampo identifica una experiencia como nueva, envía la correspondiente respuesta al cuerpo estriado, donde se liberan determinados neurotransmisores que provocan sensaciones positivas. Así, en las personas que están buscando constantemente nuevas experiencias, el cuerpo estriado y el hipocampo parecen estar especialmente bien conectados. Además, el hipocampo también es responsable de la orientación espacial.

Los autores del trabajo concluyeron que la nueva experiencia que las personas obtienen en el espacio disponible para ellos en realidad está relacionada con cómo cambia su estado de ánimo, y esto también se indica mediante el análisis de las conexiones funcionales de su cerebro. 

Por supuesto, uno no debe olvidar que esta relación es bidireccional: en otras palabras, así como las personas de buen humor pueden luchar por una mayor novedad, una mayor novedad puede ayudarlos a mejorar su estado de ánimo. Para establecer las relaciones exactas de causa y efecto, según los científicos, será necesario realizar investigaciones adicionales.

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma
Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista 
N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.