Todas las extinciones masivas en la historia de la Tierra estuvieron asociadas con el calentamiento de las temperaturas globales

Wikimedia Commons 

El segundo aumento en la extinción ordovícico-siluriana se produjo debido a un calentamiento global: la actividad volcánica condujo a un aumento de la temperatura del océano, su acidificación y anoxia, una disminución en el oxígeno disuelto. Ahora, un estudio publicado en Geology, sugiere que las 5 extinciones masivas en la historia de la Tierra estuvieron asociadas con el calentamiento global.

Las extinciones masivas

A lo largo de la historia de la vida en nuestro planeta se han producido 5 extinciones masivas: el Ordovícico-Silúrico (hace 450–443 millones de años), el Devónico (hace 372 millones de años), el Pérmico (hace 253–251 millones de años), el Triásico (208– Hace 200 millones de años) y el Paleógeno Cretáceo (hace 65,5 millones de años).

A decir verdad, es prácticamente imposible establecer las verdaderas causas de estos eventos, pero las hipótesis se pueden construir sobre la base de datos extraídos de sedimentos de rocas antiguas.

Los cambios en la temperatura global

Actualmente, las teorías sobre el surgimiento de 4 de las 5 extinciones masivas, todas excepto la Ordovícico-Siluriana, se basan en un calentamiento global. La actividad volcánica (incluso bajo el agua) condujo a las emisiones de gases de efecto invernadero y al calentamiento del planeta, las aguas de los mares se acidificaron y el oxígeno se disolvió en ellas, lo que se volvió fatal para muchos tipos de organismos vivos.

La extinción ordovícico-siluriana tuvo dos episodios con un intervalo de un millón de años y condujo a la muerte del 85% de las especies. Para su primera etapa, no se encontró evidencia de calentamiento en esa época. Por el contrario, se asoció con la influencia de la glaciación de Gondwana y, por lo tanto, quedó fuera del panorama general de las extinciones en masa, porque para todos los demás, se encontraron conexiones con la actividad volcánica.

El nuevo análisis

Ahora científicos dirigidos por David P.G. Bond de la Universidad Hull estudió sedimentos en Dobs Lynn (sur de Escocia), donde en el verano de 2018, gracias a las condiciones secas, descubrió previamente secciones submarinas de las orillas del arroyo Lynn Branch.

Los investigadores tomaron 62 muestras en los afloramientos de esta corriente de capas de dos centímetros de espesor a 25.5 metros de las lutitas superiores de Hartfell y Birkhilli, así como 10 muestras más en el estratotipo Dobs-Lynn para llenar las lutitas superiores mal representadas en la sección principal.


Datos geoquímicos de Dobs-Lynn: (A) δ13C orgánico; (B) molibdeno y su relación con aluminio; (C) uranio y su relación con aluminio; (D) manganeso (E); mercurio (F) mercurio normalizado a carbono orgánico total y factores de enriquecimiento de aluminio bruto (G) para zinc, bario, níquel y fósforo. 
David P.G. Bond y Stephen E. Grasby / Geology, 2020

Los autores del estudio encontraron que el contenido de 18O muestras durante el primer estallido de la extinción Ordovícico-Silúrica disminuyó de dos ppm a 0.5 ppm, lo que no corresponde a la hipótesis de glaciación. También se hizo evidente que esa era no contribuía a la unión del manganeso al sedimento, como ocurre en un ambiente rico en oxígeno, y también se caracterizó por la acumulación de mercurio, que es parte de los productos de erupción.

Conclusiones

Los científicos llegaron a la conclusión de que durante el primer episodio de la extinción del ordovícico-siluriano, las erupciones de los volcanes estuvieron acompañadas por emisiones de gases de efecto invernadero. Esto condujo a la anoxia de las capas inferiores de agua de mar y a la extinción de los organismos que viven en ellas (cabe señalar que en esa época la vida solo existía en el agua).

Este estudio es de gran importancia para comprender el impacto antropogénico actual sobre el clima y la biosfera: si antes algunos expertos se referían a la extinción ordovícico-siluriana que ocurrió fuera de las condiciones de calentamiento, ahora se ha vuelto obvio que las 5 extinciones masivas en la historia de nuestro planeta están asociadas con el calentamiento global.

Cada año, los científicos encuentran cada vez más evidencia de la conexión entre la actividad volcánica y la extinción de organismos vivos: por ejemplo, recientemente resultó que las erupciones volcánicas al final del período Triásico liberaron alrededor de 105 gigatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera y condujo a la extinción de la era mesozoica.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.