El coronavirus parece cambiar temporalmente la sustancia blanca del cerebro

Las flechas indican la amplificación de la señal de la sustancia blanca de los bulbos olfativos (inserto a la izquierda) y el giro recto derecho (derecha) en la imagen de resonancia magnética
Letterio S. Politi, Ettore Salsano, Marco Grimaldi / JAMA Neurology, 2020

Investigadores italianos detectaron cambios en la señal de la corteza cerebral de una mujer con una prueba positiva de SARS-CoV-2 y sin sentido del olfato. El estudio, publicado en JAMA Neurology, propone que esto probablemente ocurre en las primeras etapas de la enfermedad, ya que no se encontraron nuevamente después de un control de cuatro semanas.

Lo que se sabía

Uno de los síntomas comunes de la COVID-19 es la pérdida del olfato y el gusto, pero no se incluyó de inmediato en la lista de manifestaciones de la infección, por lo que al comienzo de la pandemia se le prestó poca atención.

Debido a eso, una empleada de 25 años de uno de los hospitales italianos en los que se trató a pacientes con coronavirus, fue enviada para una resonancia magnética del cerebro y una radiografía de tórax luego de 3 días de perder el gusto y el olfato. La historia de su enfermedad fue descrita por Letterio S. Politi del Instituto Clínico Umanitas en Milán, sus colegas del mismo instituto y empleados del Instituto Carlo Neurológico.

El análisis

La radiografía no mostró cambios patológicos en los pulmones, y la resonancia magnética en el modo FLAIR mostró un aumento en la señal de la materia blanca de la parte posterior de la circunvolución directa en el hemisferio derecho y de los bulbos olfatorios. En este caso, el paciente no tenía lesiones cerebrales, convulsiones o episodios de hipoglucemia que pudieran provocar tales cambios.

Dado que varios infectados con COVID-19 en Italia en ese momento ya habían observado una pérdida de sensibilidad al gusto y olfato, los médicos decidieron tomarle una muestra de coronavirus a la paciente, la cual resultó positiva.

La circunvolución directa recibe información de los bulbos olfativos, así como del hipocampo y algunas otras estructuras incluidas en el sistema límbico, y transmite señales a varios núcleos del tálamo, el hipotálamo y el tronco encefálico. Los investigadores han sugerido que al menos algunos pacientes con COVID-19 tienen insuficiencia respiratoria debido al efecto del virus en estas áreas del cerebro.

Un segundo vistazo

En la segunda resonancia magnética, que se realizó cuatro semanas después de que el paciente tuvo tos, la sustancia blanca de las circunvoluciones directas ya parecía normal, y la señal de esta en los bulbos olfativos también se debilitó (lo cual es bueno en este caso). El sentido del olfato también había vuelto.

En otros dos pacientes con COVID-19 que no tenían sentido del olfato, la resonancia magnética el día 12 y 25 después del inicio de los primeros síntomas no mostró patologías en el cerebro. Los autores del estudio sugirieron que el virus causa cambios en la materia blanca solo en los primeros días.

En mayo, se supo que las gotas de saliva que salen de la boca durante una conversación ruidosa (y pueden contener partículas virales) pueden permanecer en el aire durante hasta 14 minutos, y que el nuevo coronavirus infecta no solo el sistema respiratorio, pero también los intestinos.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Novedades

Hay señales tan claras que a veces se vuelven áridas, rígidas, tirantes. A los ríos recién se los escucha cuando ya no les queda saliva. Entonces nos toca hablar a nosotros, infelices que no creemos habiendo visto. El río Paraguay es el nuevo desoído, el siguiente muerto que nos sigue dando vida para continuar siendo hijos del rigor. Así es el ciclo ingrato del hombre contra el agua

Crónica de una sequía anunciada

El río Paraguay es el nuevo desoído, el siguiente muerto que nos sigue dando vida para continuar siendo hijos del rigor

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.