Marte pudo haber tenido un anillo a su alrededor

Imagen de superficie de Fobos 
NASA / JPL-Caltech / Universidad de Arizona

De acuerdo a un artículo aceptado para su publicación en Astrophysical Journal Letters, Marte pudo haber tenido un anillo a su alrededor. El objeto pudo haberse formado de la protoluna, de la cual luego se desarrolló el Phobos moderno. Si la suposición de los científicos es cierta, los astrónomos finalmente podrán explicar la inclinación de la órbita de Deimos, el segundo satélite del Planeta Rojo.

Lo que se sabe

Durante mucho tiempo, los astrónomos pensaron que las dos lunas de Marte, Phobos y Deimos, descubiertas en 1877, fueron asteroides que luego cayeron en la trampa gravitacional del Planeta Rojo. Sin embargo, sus órbitas están casi en el mismo plano que el ecuador de Marte, lo que significa que se formaron simultáneamente con él.

Además, es de destacar que la órbita de la luna exterior, Deimos, está inclinada dos grados. A primera vista, tal desviación parece insignificante, sin embargo, según los científicos, esto no es típico de las lunas y la anomalía indica procesos tormentosos en el pasado.

La teoría más popular dice que Fobos y Deimos se formaron como resultado de la colisión de Marte con un gran cuerpo celeste. Sin embargo, la masa de las lunas es mucho menor de lo que predicen los modelos.

Mientras que una hipótesis explica esto por el hecho de que otros satélites existieron en el sistema en el pasado, la otra sugiere que se produjo una pérdida de masa debido al hecho de que el “protofóbos” se destruyó varias veces, formando un anillo alrededor de Marte, después de lo cual sus restos permanecieron unidos nuevamente.

El análisis

Ahora, Matija Cuk del Instituto SETI, junto con sus colegas, decidió probar la segunda hipótesis utilizando una simulación por computadora y determinar cómo se veía Phobos en el pasado y cuántos ciclos de destrucción podía sobrevivir.

En su trabajo, los investigadores partieron del supuesto de que las lunas de Marte estaban en una resonancia orbital de 3:1, lo que podría explicar la inclinación de la órbita. Los astrónomos consideraron dos satélites en el modelo: Deimos con su masa actual y una protoluna con una masa de 1 a 100 masas de Phobos.

Un anillo marciano  

Resultó que, para influir en la pendiente de Deimos, en el pasado Phobos tenía que ser unas 20 veces más grande que ahora. De esta forma, la protoluna existió hace tres mil millones de años, hasta que sobrevivió a dos ciclos de destrucción. Primero, Phobos emigró a la parte externa del anillo alrededor de Marte, donde entró en resonancia orbital con Deimos y, como resultado de las interacciones gravitacionales, lo empujó a una nueva órbita.

Al mismo tiempo, el protófobos comenzó a moverse a la superficie de Marte y posteriormente se hizo pedazos. Una parte de los escombros cayó a la superficie del planeta, mientras que la otra formó un anillo. Con el tiempo, parte de las piedras y el polvo se unieron formando una luna nueva, y luego el proceso se repitió.

La edad de las lunas sugiere que los astrónomos están en lo correcto en sus resultados obtenidos. Se estima que Deimos tiene varios miles de millones de años, mientras que Fobos puede tener solo 200 millones.

Además, hace varios años, los astrónomos notaron que el satélite estaba perdiendo altitud debido a la interacción gravitacional con el Planeta Rojo, y llegaron a la conclusión de que muy pronto (según los estándares astronómicos) Phobos alcanzaría el límite de Roche y se desmoronaría, formando un nuevo anillo.

Las teorías sobre la edad de Phobos podrán verificarse en los próximos años, ya que la agencia espacial japonesa JAXA planea enviar a Phobos en 2024 una nave espacial que recolectará muestras de suelo y las entregará a la Tierra.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.