Pfizer probó en humanos su vacuna contra el SARS-CoV-2

Pfizer 

Pfizer afirma haber obtenido resultados exitosos luego realizar los primeros ensayos clínicos de su nueva vacuna contra el coronavirus. Según su publicación en Medrxiv.org, en respuesta a una doble administración, los niveles de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 aumentaron en proporción a la dosis de la vacuna y aparecieron dolencias temporales, como debilidad o dolor en el sitio de inyección. Los autores planean continuar los estudios clínicos.  

Las vacunas

Se están desarrollando más de mil quinientas vacunas para el nuevo coronavirus en todo el mundo. Entre ellos, hay diferentes opciones, entre las cuales hay bastantes vacunas de ácido nucleico. Todavía no se ha registrado ninguna de estas vacunas, pero muchas de ellas ya han pasado las pruebas de seguridad y se consideran bastante prometedoras.

El ARNm ingresa a las células y, sobre la base, se sintetizan los detalles del virus como si realmente lo hubiera infectado. Se supone que esto provoca una respuesta inmune antiviral correcta. Además, dicha vacuna es bastante segura: sus moléculas no pueden integrarse en el genoma y el cuerpo las utiliza como el ARNm ordinario.

Otra ventaja práctica, especialmente importante cuando se necesita una vacuna, es el bajo costo de producción y la velocidad de desarrollo: puede tomar como base lo comprobado y desarrollado una vez que el ARNm construye y cambia solo un área pequeña recibir vacunas para enfermedades completamente diferentes.

A pesar de todas las ventajas potenciales de las vacunas de ARN, tienen una desventaja significativa: la respuesta inmune provocada es a menudo más débil de lo requerido. Para resolver este problema, los científicos optimizan los métodos para administrar ARN a las células y utilizan múltiples vacunas.

La estrategia de Pfizer

Precisamente fue esta clase de vacunas la que entregó Pfizer. BNT162b1 es una molécula de ARN que codifica el dominio de unión al receptor de la proteína S del SARS-CoV-2 como antígeno, un objetivo esencial para neutralizar los anticuerpos.

Los especialistas de Pfizer modificaron el ARN, reemplazando parte de las uridinas con 1-metil-pseudouridinas; esto ayuda a aumentar la cantidad de proteína obtenida de una molécula y mejora la respuesta inmune. A las células B de inmunidad “les gustan” los antígenos polivalentes que tienen diferentes sitios de reconocimiento, y para garantizar esto, los científicos agregaron una parte del gen que codifica el dominio de trimerización de la proteína del fago a la molécula de ARN. Para aumentar las posibilidades de que la vacuna ingrese a las células, las moléculas se empaquetan en nanopartículas lipídicas.

Las primeras fases de los ensayos clínicos de BNT162b1 se realizaron en 45 adultos de 18 a 55 años. Este es un ensayo aleatorio doble ciego en el que 36 pacientes fueron inyectados con 10 (n = 12, dos veces en 21 días), 30 (igual) y 100 (n = 12, una vez) miligramos de la vacuna, y los 9 restantes recibieron un placebo. Después de la vacunación, los participantes probaron el nivel de anticuerpos neutralizantes en la sangre y monitorearon los efectos secundarios en base a cuestionarios.

Conclusiones

Las principales quejas de los pacientes dentro de una semana después de la vacunación se relacionaron con dolor en el sitio de inyección, debilidad y dolor de cabeza, y la mayoría calificó estos síntomas como leves o moderados. Las personas que recibieron grandes dosis informaron dolor intenso (1), fiebre (1) e insomnio (1) durante uno de los primeros días después de la vacunación. En el grupo placebo, los efectos secundarios fueron significativamente menos pronunciados.

Luego de 21 días de la primera inyección, los anticuerpos que reconocen el dominio de unión al receptor resultaron ser comparables a los de personas enfermas y ascendieron a 534-1.778 UI/ml, y después de la administración repetida de la vacuna crecieron incluso más fuerte y dos semanas después ascendieron a 5.880-16.166 UI/ml.

Los investigadores no observaron cómo se forma la memoria de las células T en respuesta a la vacuna. Los autores creen que una concentración de 10-30 miligramos es bastante segura y al mismo tiempo inmunogénica, y planean continuar los estudios clínicos, en particular en personas mayores.

Hasta ahora el proyecto que lleva la delantera en la carrera por la vacuna es el de Oxford. Hace poco anunció que comenzaría la fase 3 de sus ensayos en Brasil.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.