Desde que fue fundada en 2016, Travis ha tenido un vertiginoso crecimiento. La empresa holandesa que fabrica traductores de bolsillo actualmente tiene una facturación de 5 millones de dólares y le da trabajo a varias decenas de personas de distintas partes del mundo. Hace poco lanzó al mercado Travis Touch, un traductor que usa inteligencia artificial y sirve para comunicarse en más de 100 idiomas.

“Creemos que todos merecen la oportunidad de poder comunicarse con personas de todos los países y culturas”

Entrevistamos a Brend Kouwenhoven, CEO y fundador de Travis, una startup ubicada en Rotterdam que fabrica dispositivos de traducción portátiles.