Aún no queda claro para los ingenieros de la Agencia Espacial Europea (ESA) qué salió mal con el módulo de aterrizaje Schiaparelli en Marte. Una información clara al respecto le urge a la ESA pues la tecnología puesta a prueba en esta misión deberá servir, en teoría, a la nueva incursión en tierras marcianas que planea la agencia para el 2021. En ese entonces, la ESA proyecta desplegar en el suelo de Marte un rover de seis ruedas, con el que explorará la composición y la actividad del terreno, en busca de pistas sobre la eventual existencia de vida.

Schiaparelli complica el futuro de misiones europeas en Marte