La policía holandesa está probando la tecnología de la realidad aumentada (RA) mediante un sistema que transmite videos desde las cámaras portadas por el cuerpo de los agentes a especialistas de forma remota. Estos expertos pueden guiar a los investigadores en el campo mediante señales o anotaciones virtuales que —a su vez— podrán ser vistas por el propio agente en el smartphone o unas gafas inteligentes (al estilo de Google Glass).

Policía holandesa usa la realidad aumentada para investigar crímenes