A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]

Director de la firma dijo esto ayer durante una conferencia. Si bien no se manifiesta todos los días, hay una rivalidad tácita entre el tradicional contratista del gobierno de EE.UU., al que ayudó a vencer a la Unión Soviética en el viaje a la Luna. SpaceX, que surgió en la década pasada, amenazó con quitarle la supremacía a la gigante productora de naves aéreas y espaciales ofreciendo vuelos espaciales económicos para no-astronautas.

Boeing asegura que llegará a Marte antes que Elon Musk